Imagen portada blog

A lo largo de los años el colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales e Intersexuales) de nuestro país ha ido creciendo, fortaleciéndose y haciéndose cada vez más visible, a fin de tener una presencia comunitaria en nuestra sociedad, Estado y gobernantes, que por décadas le han dado la espalda en el reconocimiento de derechos humanos igualitarios.

Uno de los temas de agenda del colectivo LGTBI, que ha iniciado la concentración de organizaciones comunitarias, líderes, lideresas y aliados(as), es el tema de salud. Esto a razón de la epidemia del VIH que por años se ha visto concentrada en poblaciones de hombres gais, mujeres trans, chicos bisexuales, y otros hombres que practican relaciones sexuales con hombres. El VIH ha cobrado miles de vidas, y en la actualidad aún sigue en crecimiento el número de nuevas infecciones en estas comunidades.

En los 34 años que tiene el VIH en nuestro país, algo se ha avanzado en conseguir el acceso a servicios de diagnóstico y la gratuidad de la medicación antirretroviral. Estos logros significan un trabajo conjunto de organizaciones comunitarias, instituciones que trabajan temas de VIH, sociedad civil y Estado.

Pero aún falta mucho por hacer; cada vez el panorama de la infección por VIH va cambiando, y es necesario replantear estrategias efectivas para el control de la enfermedad. Para ello, las demandas de reconocimiento de derechos integrales en las poblaciones LGTBI, debe incluir de manera prioritaria el tema de salud.

Queremos un país con menos infecciones, mayor acceso al tratamiento antirretroviral y por consiguiente, una mejor calidad de vida de las personas con VIH u otras infecciones. VÍA LIBRE concentra sus esfuerzos por priorizar el acceso a servicios de salud buscando integrar a las personas a diferentes especialidades médicas, promoviendo el respeto, la confianza y la diversidad.