BLOQUEADOR-SOLAR 2-01

Ya iniciamos la estación de verano, y estamos más expuestos(as) a los rayos solares. Es por ello que un gran número de personas conoce el peligro de los rayos ultravioleta, pero también existen factores positivos; estos beneficios no han sido muy difundidos y aquí te explicamos cómo exponerte al Sol puede beneficiarte en tu salud.

La luz solar nos ayuda a mantener nuestro horario de sueño y vigilia para poder descansar profundamente por la noche y permanecer despiertos(as) durante el día. Además, la vitamina D incrementa la absorción de calcio, fortalece nuestros huesos, y permite un adecuado funcionamiento del sistema inmunológico.

En cuanto a los beneficios potenciales de tener niveles altos de vitamina D en las personas con VIH, se pueden incluir, mejora en sus defensas, se evita la aparición de infecciones oportunistas y un menor riesgo de deterioro neurocognitivo, logrando así,  una mayor calidad de vida.

La cantidad de Sol que se necesita para satisfacer las necesidades de vitamina D varía, dependiendo de la ubicación geográfica, tipo de piel, época del año, hora del día, e incluso de las condiciones atmosféricas. Además, el uso excesivo de protector solar y la coloración oscura de la piel disminuyen la absorción de estos rayos.

Sin embargo, es difícil cuantificar cuánto tiempo de exposición al Sol es necesario para producir niveles adecuados de vitamina D. La capacidad de absorber los rayos UV-B disminuye a medida que la piel es más oscura; depende también de cuánta piel esté expuesta y de la hora del día.

Algunos(as) especialistas recomiendan, si se tiene piel clara y no se aplica protector solar, tomar Sol durante unos 10 minutos para producir cantidades suficientes de vitamina D. Si ya se tiene bronceado o tiene un tono de piel intermedio, se necesitará entre 15 a 20 minutos de exposición sin protector solar. Las personas que tienen piel oscura, pueden requerir seis veces la exposición al Sol para proporcionar los mismos niveles de vitamina D que una persona de piel muy clara. Además, se debe tomar en cuenta que los(as) adultos(as) mayores también producen menos vitamina D, y que algunas personas no obtienen suficiente vitamina D; para ello es necesario que puedan mejorar su alimentación y así obtener la vitamina D necesaria.

Es posible que la deficiencia de vitamina D puede ser un factor de riesgo importante para que una persona sea propensa a la osteoporosis, al cáncer de colon y recto, al cáncer de mama, así como tener enfermedades cardiovasculares, resfrío, gripe e hipertensión.

Por otro lado, también es importante mencionar que existen efectos secundarios en cuanto al exceso de vitamina D. Uno de los principales efectos es que puede provocar que nuestros intestinos absorban demasiado calcio, causando síntomas por niveles altos de este mineral en la sangre, tales como: confusión y desorientación, cálculos renales, nauseas, vómitos, inapetencia, debilidad, pérdida de peso, entre otros. Es por ello que aconsejamos siempre seguir las indicaciones médicas en cuanto a suplementación de vitamina D.

Esperamos haberte informado un poco más sobre los beneficios que produce la exposición al Sol para obtener vitamina D. Cualquier duda, estamos para absolver las consultas que tengas con nuestro especialista en Nutrición.